Qué son los trolls y cómo defenderte

Troll de Internet. Qué es y como combatirlo

Un trol, o troll en Internet es un usuario que, por aburrimiento y diversión, se mete en las conversaciones ajenas que se generan en el mundo online parap provocar a los participantes, molestar y ensuciar el debate. Cuanto más molesta y perjudica, más se divierte. No confundir con los mensajes spam, que son el envío masivo de mensajes publicitarios o comerciales que no se han solicitado.

Muy a menudo el troll se aprovecha del anonimato que permiten la mayoría de las redes sociales, construyendo un perfil personal falso con datos inventados. Se preocupa de su propia privacidad, y comparte el menor número posible de datos propios, para evitar ser él o ella el troleado.

Desde SeOOver siempre recomendamos que apliques el lema Don’t feed the troll. NO alimentes al troll.

Cómo evitar a un troll.

Si alcanzas una elevada relevancia y notoriedad, y aumentas considerable tu visibilidad en un determinado espacio público o ámbito, tarde o temprano recibirás la molesta visita de uno o varios trolls. Cuanta más conocido es un personaje, más envidias levanta y más llama la atención a los posibles trolls que, aburridos, buscan a su próxima víctima más propicia: la que les aporte a ellos mismos mayor visibilidad y la oportunidad de ser respondidos frente al ataque para, utilizando la réplica como excusa, justificar un nuevo contraatque y continuar con el «troleo».

Cómo vencer a un trol de Internet

Los trolls, cómo combatirlos. Y vencer

  • Ignora al troll.
  • El principal objetivo del troll es hacerse notar y saber que está molestando. Si ignorar al usuario, con la suficiente paciiencia, puedes lograr que se aburre, e canse y desista de su actitud o se marche a molestar a otra comundiad

  • Bloquea al troll.
  • La mayoría de redes sociales, blogs y foros de Internet permiten bloquear a los usuarios molestos, que se dedican a insultar a los demás y no aportan nada. Si tienes los permisos suficientes, podrás bloquearlo sin más y ya no podrá continuar publicando. En caso de no tener los privilegios suficientes para bloquear, deberías contactar con el moderador o el administrador para que lo bloquee. En este último caso, muy probablemente, la persona responsable te solicitará pruebas para poder actuar con justificación. En este artículo de SEOOVER explicábamos los distintos roles que existen en las páginas de Facebook.

  • Convierte tu cuenta pública o abierta en privada o cerrada.
  • Cada vez estamos más preocupados por nuestra propia intimidad en el mundo online, y somos muchos los que cuidamos el ámbito de nuestras publicaciones. Sí, hay muchos usuarios que lo comparten todo, como sus rupturas amorosas o las ecografías de su bebé, pero otros restrigen sus post a cuestiones relacionadas con el ámbito laboral, o no comparten cuál es su estado sentimental, no publican contenido vinculado con sus familiares. Exiten muchos perfiles sociales que restringen la visibilidad: por ejemplo, que sea necesaria tu aprobación previa antes que un usuario pueda ver tus publicaciones online.

  • Evita la posibilidad de comentarios a tus post o publicaciones.
  • Muchas redes sociales permiten la moderación de los comentarios o, directamente, incluyen la opción de impedir que otros usuarios te respondan o interactuen contigo. Esta no es la filosofía de la web 2.0, que persigue comunicarse, interactuar y hacer crecer la comunidad, pero si el troll es demasiado molesto y no te permite estar cómodo en tu identidad online, revisa qué opciones de moderación permiten tus perfiles sociales.

  • Cierra tu propia cuenta.
  • Si estás harto de tu trol, te persigue a donde vayas, y aunque no controla tu cuenta se ha apoderado de tus conversaciones y de tus amistades digitales, una solución drástica es cerrar tu cuenta. Es una lástima que por culpa de un troll debas mudarte, pero si te supone más esfuerzo y disgustos intentar rechazarlo que mantener tu actividad online, la decisión es tuya. Siempre podrás abrirte una nueva cuenta, preferentemente con una identidad online distinta, para evitar que el troll exitoso pueda localizarte fácilmente. A continuación, avisa a tus anteriores contactos de tu nueva ubicación online.

  • Trolea al troll.
  • Esta es la opción, en principio, más divertida, pero también a la que deberás dedicar mayor tiempo para que resulte existosa. Consiste en trolear al propio troll: perseguirle, molestarle, dejarle en evidencia siempre que tengas oportunidad, burlarte de él, ignorarle cuando haga falta y pedir a tus amistades que también hagan lo mismo y se burlen de él (o ella). Efectivamente, desde SEOOVER te hemos recomendado que no alimentes al troll, pero en este caso el objetivo es engordarlo tanto que acaba explotando, humillado, y se marche o se apague. Para ello necesitas cierto ingenio, paciencia y más ganas de divertirte que el propio trol.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *